La importancia de la divulgación científica en tiempos de pandemia: un llamado

Por: Luz Milbeth Cumba Garcia. PhD en Inmunología, originaria de Puerto Rico

19 de octubre, 2021

Desarrollo

La pandemia del COVID-19 ha acentuado problemas ya existentes en la sociedad, como lo son la desinformación y la falta de confianza de algunos hacia la ciencia y sus contribuciones al bien común. Durante este pasado año y medio hemos visto de primera mano el arma de doble filo que representan las redes sociales. Por una parte, las redes sociales han servido como vía para que expertos en diversas materias, incluyendo virología, inmunología y política pública, compartan sus conocimientos y orienten a una comunidad temerosa y hasta cierto punto ignorante sobre un virus tan novel que ha cambiado la vida como la conocíamos.

Por otra parte, las redes sociales han ayudado a propagar desinformación rampante por personas que no son expertas en la materia o que simplemente tienen una agenda oculta para manipular la opinión pública. Ahora bien, ¿cuál es el rol que nosotros los científicos tenemos en este dilema?

Soy inmunóloga de formación y mi investigación doctoral se basó en el desarrollo de una técnica no invasiva para diagnosticar y monitorear a pacientes con tumores cerebrales como glioblastoma (GBM). Además de mi experiencia con GBM y otros tipos de cáncer, he investigado enfermedades del sistema inmunológico o autoinmunes como la artritis reumatoide, la esclerosis múltiple y el lupus.

La investigación científica es muy importante para avanzar el conocimiento y promover el desarrollo de tratamientos, vacunas y medicamentos que contribuyan a pacientes y a futuras generaciones. Pero aún más importante es divulgar el conocimiento adquirido de esas investigaciones y así poder influenciar de manera positiva a la comunidad y el proceso de formación de políticas públicas basadas en evidencia científica. Nosotros como científicos TENEMOS la responsabilidad de divulgar la ciencia y de hacerla asequible a cualquier persona. Mi experiencia durante la pandemia ha sido precisamente esa, utilizar mis conocimientos en inmunología para informar a latinos sobre COVID-19 a través de radio, redes sociales, columnas de información, entre otros. También he tenido la oportunidad de utilizar mi conocimiento en política pública para orientar y opinar sobre el proceso de vacunación en Puerto Rico.

Ha existido o desde siempre cierto estereotipo de lo que es un científico. Vemos en películas, series televisivas y libros que los científicos son personas con un vocabulario y forma de expresarse compleja y diferente al lenguaje coloquial que utilizamos a diario. ¿Qué tal si cambiamos esta percepción? Como científicos debemos buscar la manera de recibir entrenamiento en divulgación científica y de exponernos siempre que podamos utilizando plataformas de alto impacto, como lo son las redes sociales.

No es tarea fácil y es normal que cause temor, pero el mundo (no sólo nuestro país de origen) nos necesita. Soy partidaria de que la divulgación científica debe ser relevante para la cultura y experiencias de la audiencia.

Nosotros como científicos debemos ser emisarios en nuestras propias comunidades, pues es más probable que personas que provengan de nuestro país y hablen nuestro idioma tengan una mejor disposición a escuchar y aprender de nosotros; esto genera un efecto cadena dónde los conocimientos adquiridos son transmitidos a otros miembros de esa misma comunidad. No subestimemos el poder que tenemos de crear impacto a menor escala, todo esfuerzo se amplifica siempre y cuando el mensaje sea el correcto y el adecuado.

Como científicos, debemos aprender a escuchar y a entender las dudas e inquietudes de la comunidad. A su vez, debemos buscar formas de comunicar en términos simples conceptos complicados. Esto sólo se logra con práctica, exposición, paciencia y ganas, muchas ganas. Un ciudadano educado tiene el poder y la confianza en sí mismo de influenciar la política pública de su país hablando con sus respectivos legisladores.

Pequeñas acciones generan grandes cambios y sin duda alguna, esta pandemia nos ha mostrado a los científicos que somos agentes de cambio y la influencia que podemos tener cuando unimos nuestras voces. Tomemos ventaja de este momento y procuremos educarnos y practicar la divulgación científica para que contribuyamos a la toma de decisiones y a políticas públicas basadas en evidencia científica de ahora en adelante.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos
A %d blogueros les gusta esto: